Producto Joven Orgánico Artesanal.

Envasado en Botellas de Cristal Pintadas a Mano.

Texto y fotos: Javier Campero

Checa la Galería y Continúa leyendo el artículo

Con gran aceptación fue presentado ante medios especializados el Mezcal Quiéreme Mucho, destilado obtenido del agave mediante un proceso totalmente artesanal. Este mezcal orgánico es parte de un proyecto sustentable cuya estructura contempla la participación de la comunidad cercana a la Hacienda Guegorene, que es donde se produce, hasta un rescate total, no sólo del Casco de dicha hacienda, sino también de la capilla dedicada a la Virgen de Juquila y a San Antonio de Padua.

Eduardo Muñoz-Cano, propietario y director del proyecto, dio a conocer todos los detalles de éste, destacando tanto la forma artesanal y condiciones en las que se hace el mezcal, como la importancia de generar fuentes de trabajo entre la comunidad de San Pedro Taviche, además de la protección del árbol del copal, así como  la preservación del murciélago de la zona.Originario de Oaxaca, tierra donde el mezcal ha sentado sus reales, Quiéreme Mucho es producto del trabajo de quienes saben cómo hacerlo a la manera de los verdaderos artesanos que transforman el agave en una bebida de sabor especial hecha con cariño, con el corazón. Todos los utensilios, herramientas y recursos empleados, tienen la característica  principal que se refleja en los sabores y aromas que emanan de esta bebida manufacturada prácticamente a mano.

Por este amor hacia la tierra oaxaqueña, al trabajo, a la dedicación y al esmero del que nace Quiéreme Mucho, fue bautizado en honor y memoria a la abuela de Muñoz-Cano, María Saturnina Jiménez García. Siendo Heredero de esta tradición, comentó con gran entusiasmo y nostalgia acerca de cómo se involucró en la fabricación del mezcal, retomando el proceso ancestral para producir el destilado dentro de los linderos de la Hacienda Guegorene, utilizando el palenque diseñado del mismo modo.La producción del mezcal inicia en el horno de piedra con ollas de cobre entre resaques de diferentes tipos de agave como el Espadín, Tobasiche, Tobalá, Arroqueño y Tepestate, en ensambles y producciones únicas supervisadas por el maestro mezcalero Ambrosio Muñoz Ramírez, cuya experiencia de muchos años se refleja en cada decisión que debe tomar desde la selección del agave, las piñas, el corte, la forma de la penca, el tiempo pertinente de la cosecha y cómo debe ser la intervención del jilmador respecto al momento justo y dónde debe cortar. La Hacienda Guegorene que data del siglo XVIII, está ubicada en el municipio de San Pedro Taviche, en el Distrito de Ocotlán, Oaxaca, en la República Mexicana, justo en el corazón de la zona magueyera de los Valles Centrales de Oaxaca. Cuenta con una extensión de 1075 hectáreas. Sus propietarios son herederos de la familia Skidmore, con una historia de producción mezcalera por parte de María Saturnina Jiménez García y Charles H. Skidmore. Su Casco ha ido rescatándose poco a poco donde podemos reencontrarnos con el pasado debido a su delicada remodelación con el principio de lo original y autentico de la zona.Su bella Capilla alberga desde 1872 a la Virgen de Juquila y a san Pedro de Padua. Por las veredas de la hacienda y sus rutas rurales, se pueden hacer recorridos que convierten el paseo en una experiencia única. También cuenta con las comodidades necesarias y óptimas para vivir una experiencia maravillosa. Las tierras son propicias y llenas de agaves silvestres o nativos de Oaxaca, pues cuenta con un microclima que permite que sea una reserva de riqueza única donde se pueden encontrar los nacimientos de agua que dotan a la hacienda para sus servicios, así como para la producción de su destilado.

Martha  Gleason y Giselle Ávila, quienes estarán al frente de la comercialización y distribución de Quiéreme Mucho, hablaron de la importancia de la siembra y la cosecha del agave hasta la producción del mezcal y del desarrollo del proyecto basado en una estructura sustentable que permitirá obtener cerca de dos mil litros que a su vez serán envasados por habitantes de la misma comunidad. Parte de este proyecto es generar más fuentes de empleo que cumplan con estándares de capacitación  a fin de que la Hacienda tenga la capacidad de recibir visitantes de todo el mundo, ofreciendo alimentos y hospedaje creados por la misma comunidad, además de crear mejore empleos, así como también la obtención de una derrama económica que será muy importante para la zona.

En Guegorene se puede recorrer las zonas con río, pinturas rupestres, asentamientos arqueológicos y respirar una paz y tranquilidad única, llena de una flora y fauna ya casi inexistente, siendo una reserva natural conservada y protegida por la familia Muñoz-Cano Skidmore. La hacienda es propia para realizar noches de fogatas o de reflexión en la capilla, siendo un lugar único, como un paraíso reencontrado. El la producción del mezcal, intervienen cerca de cuarenta personas. Además de los jilmadores, 26 de ellas son artesana a las que se les ha brindado la posibilidad de expresarse libremente con las botellas del mezcal, dándole vida a los famosos alebrijes a través de la pintura en lugar de hacerlo utilizando la madera del árbol del Copal, al que se pretende proteger mediante la reforestación con parte de los recursos obtenidos por la venta del mezcal. De igual manera, se busca proteger y preservar al murciélago quien es el que se encarga de polinizar el agave y otras especies de la zona.Durante la representación, los asistentes pudieron degustar y apreciare las cualidades del Mezcal a través de una cata dirigida por la periodista e ingeniero química Blanca Lilia Flores, maestra especializada en gastronomía, quien destacó los aromas y sabores del destilado. Al término de la cata, la primera actriz Ana Haley, narró la leyenda de Mayahuel, Diosa del Maguey y del agave, haciendo una caracterización de su personaje para el agrado de la concurrencia y brindando con ellos a la voz de ¡Salud y Quiéreme Mucho!